Feet in a circle

What's New?

5/25/2017

Check out Stryker Entertainment for a great selection of ticking clips!

New from MTJ

Joey
Lynx #2

Click here
5/17/17

Stryker Entertainment


Premier source for classy, attractive ticklish ladies

MTP classics


hundreds of classic tickling clips from MTP!

clips4sale.com


The largest clips store online

Streaming Videos

Live Camgirls!

Live Camgirls

Explore the TMF

Link Us!

Link your site to the TMF. Info here

Pic of the Week

Pic of the Week

Trivia Winner:

brad1701

Results 1 to 3 of 3
  1. #1
    Join Date
    Jun 2009
    Posts
    370
    Blog Entries
    3

    Cool Cosquillas Errantes I, Capítulo 1, Primera Parte

    Llamaré mi anécdota de esta manera, porque literalmente así es. Cada que viajo busco lugares nuevos que visitar y diferentes formas de divertirme. He considerado seriamente aventarme el NEST o alguno de los Bashes ya se en Texas o la costa este de EEUU, sin embargo, ahora no sé que tan posible sea lo último dados los resultados de las elecciones.

    Casi nunca escribo acerca de esto, a pesar de que escribo de muchos aspectos de mi vida. Creo que ya va siendo hora de darle el lugar que se merece, porque es una parte de mi que estará conmigo mientras esté viva. Cabe mencionar que esta es solo la primera vez que estuve con alguien de la forma más espontánea y arriesgada que he hecho en mi vida, con solamente una noche de chat en línea, más no la primera experiencia que tuve relacionada al fetiche... esa historia es para después.

    Me estaba preparando para un viaje a San Antonio con mi mejor amiga, que tiene familiares allá. El plan era ir a pasar el fin de semana de fiesta y compras, como generalmente sucede cada que vamos, y con mi maleta casi lista un pensamiento vino a mi mente:

    "¿Y si buscas a alguien allá para una sesión?"

    Digo, realmente lo hice para ver que saldría. Siendo miembro regular de la comunidad gringa del TMF, creé un post que decía:

    "Tickling in San Antonio for the weekend"

    El contenido del mensaje era que yo, en ese entonces de 22 años, pasaría ese fin de semana en San Antonio, Texas, y estaba abierta a la posibilidad de una sesión. Reí para mis adentros pensando "Por supuesto que no va a pasar nada, es demasiado rápido... Además, no estoy segura de hacerlo"

    En fin, pasaron unas horas y recibí un mensaje del usuario "******" que decía que le interesaba bastante mi mensaje; era un chico de 27 años, vivía solo y tenía el fin de semana disponible para -y estas son las palabras que él usó- 'hacerme reír hasta que me desmayara'. Total, yo le seguí la corriente y empezamos a platicar con el típico a qué te dedicas, desde hace cuánto tiempo te gusta el fetiche, lo has hecho alguna vez, bondage, otros fetiches relacionados, etc., etc., etc...

    Total así nos fuimos toda la noche hasta la madrugada. Al día siguiente, ya preparada para el viaje, esperé a que mi amiga pasara por mi. Salimos con su familia al anochecer (super imprudente y peligroso, los que conozcan para acá estarán de acuerdo conmigo) y este tipo y yo seguíamos chateando por medio de... quiero creer que era Yahoo, la verdad ya ni me acuerdo. Llegamos a nuestro destino en la madrugada del sábado, directo a dormir.

    A la mañana siguiente desperté con la ansiedad de "¿en verdad soy capaz de hacerlo?" No lo conozco, nunca he visto su cara (solo por fotografía) y no estoy en un lugar con el que estoy familiarizada a moverme. Como ya he mencionado, he hecho esta clase de encuentros ya varias veces, pero siempre con la ayuda de mi cómplice (mi amiga, que sabe del fetiche hasta cierto punto) pero no es lo mismo rescátame aquí en Monterrey que en Texas, estamos de acuerdo.

    TOTAL, la mañana se fue rápido. Llegamos a La Cantera y ahí estuvimos lo que quedaba de la mañana hasta el mediodía. Para eso, yo ya le estaba diciendo al tipo que mejor no, que para la próxima y el tipo empezó con el chantaje de es que ya estás aquí, no perdemos nada, te juro que soy inofensivo, te paso la dirección para que se la des a tu amiga, etc...

    En fin, me insistió tanto y mi nivel de ansiedad (y curiosidad) estaba a mil que dije: CHINGADO, OK. OK, OK, OK... Ven a La Cantera por mi, platicamos y YA VEREMOS. Para él, eso fue una victoria...

    Acto seguido se lo comenté a mi amiga y se agarró en plan de "¿ESTÁS PENDEJA? ¿QUÉ TE PASA? ¡NO LO CONOCES! ESTO NO ES UNA DE TUS ESCAPADAS PLATÓNICAS, AQUÍ PUEDES TERMINAR MUERTA EN UNA ZANJA, BLAH, BLAH, BLAH, BLAH". Mientras más me lo decía, más le pensaba otra vez, pero mi parte impulsiva, la que siempre me domina, ya estaba decidida a irse con un completo desconocido para 'reír hasta desmayarse'.

    El pelado llegó como a eso de las 1:30-2 PM. Recuerdo que iba con una playera color verde azulado y una facha de hipster que en ese entonces yo le achaqué como 'fachoso' porque los hipsters no estaban de moda en ese entonces. Era alto, muy delgado y con la carilla de típico gringo de American Pie que no sabe qué pedo con su vida. Me llamó por mi nombre, sonrió y me dio un abrazo. Yo me quedé así como que "oh... okay" ya que no soy muy efusiva con los desconocidos, como buena hembra mexicana de ranchería. Me dijo: "¿Estás lista? ¿Nos vamos?" y yo "errrrr...". Sonrió y me dijo: "En verdad no tienes de qué preocuparte, soy inofensivo *saca su licencia de conducir* mira, para que veas que lo que te digo es real, si quieres, dale mi ID a tu amiga, para que te quedes más tranquila". Voy con mi amiga, que estaba sentada a unos metros, observándome con desaprobación y le dije: "Me dice que tengas el ID, que disque para más confianza" y ella me dice: "Ay, sí, pendeja, ¿y si los paran qué? ¿él que va a enseñar?". Saca su celular, le toma una foto y me dice: "Ya lárgate, ándale, en una hora te marco a ver si estás viva."

    La abracé y me fui con el pelado, mi corazón latiendo a mil y yo jadeante porque no estoy acostumbrada a caminar ni rápido ni lento, y este wey caminaba súper rápido, además de que se estacionó hasta la madre de lejos.

    Íbamos ya en su carro y yo iba super seria, muerta de miedo y con la mano en la puerta por si era requerido que me lanzara a la carretera (ES NETA) pero él me iba platicando cosas de que cómo estás, qué tal estuvieron las compras, vienes seguido, etc. Yo contestaba sus preguntas como venían, tratando de sonar lo más relajada posible, pero cuando estoy nerviosa hablo muy fuerte. Mi inglés es fluido y nunca he tenido problemas para comunicarme, pero en esa ocasión no sabía de decir.

    Me dice:
    - "Relájate, ¿me permites tu mano?"
    - "¿Para qué? - dije yo, con mi sonrisa tan amplia que me dolían los cachetes. Obvio sonreía por puro nervio.
    -"Quiero ver algo."

    Tomó mi mano y la extendió, y deslizó sus dedos índice y medio por mi palma. Sentí los escalofríos y la excitación de las cosquillas al momento, y cerré el puño. El sonrió y me dijo:

    - "¿Así de tanto?"
    - Estoy nerviosa- dije yo.

    Para eso yo ya había pasado la barrera de confianza (hazme cosquillas, y te amaré por siempre) y pude ser la yo que siempre soy. Llegamos a su casa y resultó que vivía en un cobertizo que está dentro de la casa de su abuela (o sea, "vivo solo" mis calzones) que constaba solamente de una cama matrimonial, un sillón, demasiadas figuras de acción para mi gusto, un frigo bar, una pantalla enorme y un gato. Apestaba a marihuana.

    Nos sentamos en el sillón y seguimos platicando. Me ofreció algo de tomar y me negué, me presentó a su gato mientras veía sus fotos de cuando estaba en el ejército y le pregunté como había sido:

    -"Vale la pena mientras te den de comer" dijo.

    "Yikes", pensé. Se sienta cerca de mi, sonríe señalado su regazo y yo, ruborizándome y haciéndome la que no quiero, subo mis enormes pies talla 10 americano en su diminuto regazo de chavo-ruco adolescente.

    "Me encantan" dijo el, apretándolos un poco "¿De qué número calzas"

    Me ruboricé y respondí

    "Talla 10"

    "Me encantan" repitió. Acto seguido, deslizó sus dedos bajo los dedos de mis pies, lo que me hizo encogerlos y reír un poco; traté de quitarlos pero los sostuvo firmemente.

    "No vas a ir a ningún lado" me dice mirándome ahora a los ojos. Su voz ya no era la de un chico que te está sacando las palabras muy apenas, sin saber qué más preguntar, era la de alguien que estaba dispuesto a seducirte a como diera lugar... y estaba funcionando.

    Con mis pies en su regazo, tomó la base de mis dedos y la hizo para atrás, para rascar suavemente bajo mis dedos. Yo gemí y solté una risita, jalando mis piernas y tratando de quitarlas, por lo que él me sostuvo con más fuerza y rascó con un poquito más de intensidad. Yo solté la carcajada, jalé mis piernas con más fuerza y me libré de sus traviesas manos, solo para cruzar las piernas en la posición del indio y decir:

    - "Así no puedo"
    -"¿A qué te refieres" - una sonrisa traviesa atravesó su rostro. - "¿Quieres que te ate?"
    -" Aún no, pero puedes sentarte sobre mí".

    Acto seguido, en el mismo sofá, me puse boca abajo y recargué mi cabeza sobre mis brazos, como si fuera a dormir. El tipo se sienta en mi trasero y se inclina hacia adelante mientras yo muerdo mis labios, anticipando la sensación que conozco tan bien y me embriaga como no tienen idea, cierro mis ojos y espero...

    [Cabe mencionar que en este punto, se me actualizó la página y se me borró el resto de la historia, por lo que tuve que volver a empezar a partir de donde dejé el borrador]

    Siento deslizar sus uñas ligeramente largas a lo largo de las plantas de mis pies; uñas lo suficientemente largas para rascar una latosa comezón, uñas perfectas para hacer que me retuerza un poco, soltar una risita que trato de contener...

    -Hace cosquillas- digo entre risas.
    -¿En serio?- responde – No te creo- sigue deslizando sus uñas deliberadamente. Arriba-abajo, izquierda a derecha, rascando ligeramente más fuerte en puntos clave, como debajo de mi dedo gordo, en medio del arco...
    -Jajaja, sí. Lo juro- digo moviendo los dedos de los pies para aliviar la tensión. – Te lo juro que sí.... Aunque bueno, se siente bien. Creo que necesito un poquito más de crueldad... -

    En el momento en que enrosqué mis dedos para ‘defenderme’ el los tomó, haciéndolos hacia atrás y rascó con más intensidad y persistencia. Yo inmediatamente sentí como la electricidad corrió desde la punta de mis dedos a mi cabeza y solté la carcajada, fuerte, mientras me retorcía debajo de él:

    -¡JAJAJA, OK. YA. BASTA!– gimoteaba entre carcajadas. –¡JAJAJAJAJAJA, OKAY! ¡POR FAVOR, YA! – intenté patalear, pero el se aferró más a mis piernas y, sujetando mis dedos firmemente, atacó desde la base de mis dedos hasta el arco.

    -Creí que querías algo un poquito más cruel- se burló, mientras su mano inclemente iba de aquí a allá, incesante.

    -¡JAJAJAJA! ¡NO! DIGO, ¡SI! JAJAJAJA, BUENO.... ¡BASTA! JAJAJAJAJA. - A ese punto yo me arqueaba, me retorcía y trataba inútilmente de girarme boca arriba.
    Él, soltando mis dedos ahora me atacaba con ambas manos, hundiendo ligeramente sus uñas en la piel caliente, siguiendo mis pies que se retorcían espasmódicamente. Atacó mis talones, rascando incesantemente mientras el volumen de mi risa y súplicas aumentaba.

    - AY, YA! JAJAJAJAJA ¡POR FAVOR! JAJAJAJAJA, ¡YA BASTA!
    - Nope- decía, mientras escarbaba entre mis dedos, lo que me hizo aullar de risa.

    Al sonido de dicha reacción, el se enfocó en rascar, escarbar y mover rápidamente sus dedos en los espacios de mis dedos de mis pies. Yo reía, me retorcía y suplicaba; alegaba que haría cualquier cosa, lo que él quisiera, pero tenía que parar, tenía que darme un respiro. Paró por un momento solo para volver a atacar las plantas de mis pies, seguido de los talones. Se incorporó hasta sentarse nuevamente sobre mi trasero y sentí sus manos deslizarse desde mis talones hasta mis tobillos, rascando, buscando, hasta que llegó a mis rodillas.

    Inmediatamente hice mis piernas hacia arriba, riendo, tratando de impedir que sus curiosos dedos fueran más y más arriba. Al ver su intento frustrado, atacó mi cadera. Intenté menearme con más fuerza para tumbarlo pero era imposible, a pesar de las obvias diferentes en el peso y el hundió sus manos en mis frondosas caderas.

    - JAJAJAJA, ¡NO, YA NO, POR FAVOR! JAJAJAJA, ¡BASTA YA! JAJAJA YA, YA.
    - ¿Te rindes? - sus manos se hundieron en mis costados, aparentemente protegidos por el exceso de carne, lo cual es obviamente un mito porque yo seguía riendo y retorciéndome tanto como antes.

    - ¡SI, JAJAJAJA! ¡ME RINDO, LO JURO, JAJAJA! ¡POR FAVOR, AJAJAJAJAJA!
    - No te creo - y siguió de mis costados al centro de mi espalda, para después meter sus manos debajo de mi blusa.

    Inmediatamente le impedí el paso bajando mis codos y aferré mis brazos a mi torso con fuerza.

    -NO, SEÑOR- bramé.
    -¿Por qué no? - pellizcando suavemente mis carnes
    -Porque no quiero- dije riendo
    -¿No quieres?- apretó suave pero firmemente mis caderas

    Reí y mordí mis labios. Ya era hora de lo bueno.

    -No creo poder. Si quieres hacerlo, vas a tener que atarme....

    Se bajó de mis posaderas, yo me di la vuelta y sonreí desafiantemente. El sonrió de vuelta y me dijo:

    - Muy bien, pero quiero que pierdas una prenda.
    -Todo a su tiempo - dije con calma- Ahora las reglas del juego las dictaré yo...

    Esta historia continuará...

  2. #2
    Join Date
    Aug 2006
    Location
    Lima, Peru
    Posts
    5
    Muy buena historia. Espero con ansias la segunda parte

  3. #3
    Join Date
    May 2005
    Location
    South of your nightmares
    Posts
    335
    Tenía mucho de leer algo tan bueno. Maestra del suspenso, escribí la segunda parte ya!
    ________________________________

    "Never let the truth get in the way of good story"

Posting Permissions

  • You may not post new threads
  • You may not post replies
  • You may not post attachments
  • You may not edit your posts
  •